domingo, 28 de diciembre de 2008

Creciendo

Crezco tendiendo mis manos y ayudando a salir a quien me lo pida de sus problemas, lo más buenamente que pueda. Intento crecer levantándome cada día con mi más saludable sonrisa. Me empino escuchando cada experiencia, con mi oído más sano. Ayudando a los amigos a saltar cada obstáculo hago que parezca más pequeño el propio mío. Intentando romper lo menos posible mi silencio y diciendo solamente las palabras que siento, espero que el corazón de ambos se haga eterno. Ayudando que tu llanto se transforme en sonrisa y luego acompañándote con la risa mía seguro que las nubes acompañarán nuestras prisas. Y si las prisas impiden que terminen las ansias, seguro la lluvia calmará nuestras almas. Recuerda que todo esto sólo es posible después de que el intento nos lleve hasta el cielo. Todo esto lo supe después de muchos meses, mucho tiempo intentando olvidar aquel septiembre. Y es que al olvido se llega saltando; saltando y saltando, creciendo en la manera en que cada cual pueda. Queriendo llegar a las nubes. Viendo que así los otros suben.

martes, 16 de diciembre de 2008

Decidiendo

En la existencia hay una red de posibilidades. En el punto actual de cualquiera existe un conjunto de direcciones que posibilitan dar el próximo paso. Todos queremos que el camino recorrido sea todo lo bueno que sea posible. Y por definición ese camino existe. Quizás no todo lo bueno que uno quisiera, pero existe el camino en el que alcanzar un máximo de felicidad. Situados en el ahora no podemos predecir el futuro del próximo paso. El pasado no da ninguna señal sobre cual es la mejor dirección. Quizás un recurso sería girar y sentir, quizás la dirección correcta es la que inspira un máximo de confianza. Pues sabiendo que detrás de ese paso habrá puntos de lágrimas podemos confiar en que dado el presente y el nivel de confianza que ofrece cada punto en el conjunto de fotogramas que ofrece el horizonte, el mejor de los pasos es el de confianza máxima. Nada garantiza la ausencia del fracaso. Pero sí es importante establecer claramente un objetivo. A veces es imprescindible no huír de los sacrificios. También es inevitable prescindir de compañeros. Desgraciadamente van quedando atrás grandes amigos. Y algún que otro padre, o hijo bueno...

domingo, 30 de noviembre de 2008

Vivir sin vivir

La teoría de la ley del mínimo esfuerzo... Se trata de intentar maximizar la diferencia entre lo que se pudiera ser y lo que eres. Se trata de llegar solamente a las metas que sean imprescindibles. Se trata de llegar a niveles extremos de autoengaño. De hacer oídos sordos a lo que te dice el corazón. Se trata de pasar por la vida como si no se estuviera viviendo. De no darle significado a aquellas pequeñas cosas... Respirando y dejando escapar cada segundo sin llegar a saborear todo lo bueno que abarca un solo golpe de vista. Recordando constantemente lo peor de lo que ya ha pasado. Viviendo y dejándose morir. Cansándose antes de saber qué cantidad de energía requiere conseguir lo que se necesita. Restándole valor a los detalles dignos. Es el morir antes de comenzar el intento. Es el miedo a parir cuando la naturaleza nos ha dotado para ello. Es el no arriesgarse cuando es el momento en que la alternativa sería morirse de hambre. El no aprender lo nuevo conformándose con lo viejo. El no enamorarse por temer al fracaso. El no dar amor porque se sabe que no se recibirá nada a cambio. Agarrarse al momento no es el camino de ser eterno.

viernes, 14 de noviembre de 2008

Valores

Y tu, ¿cuanto vales? Creo que ya lo he preguntado, pero hoy es bueno recordarlo. ¿Lo que piensen los demás? ¿Si te quiere el más grande vales más? ¿No vales tanto si te quiere el más pequeño? ¿El número de los que te quieren? ¿El valor del sitio donde vives? ¿Vales más si vives en una capital? ¿Vales menos si vives en un pueblo? ¿Vales según la ropa que llevas? ¿Si es de una marca conocida vales más? ¿Si tu ropa la hizo tu mamá vales menos? ¿Vales según el brillo de tus zapatos? ¿Vales según los sitios adonde vas? ¿Vales según tu edad? ¿Vales más si te tratan de señor? ¿Vales según el tamaño de tu pene? ¿Vales según el dinero que tienes? ¿Vales más si todo te va bien profesionalmente? ¿Vales según la cantidad de amigos que tienes? ¿Vales más si contra viento y marea logras lo que quieres? ¿Si descubres a todos tus sentimientos, vales menos? ¿Si miras por encima a los demás, vales más? ¿Vales más si prefieres no contar tus secretos? ¿Vales más si mantienes distancia con los demás? ¿Vales más si no reconoces tus errores? Yo creo que todo esto da igual. Yo creo que lo más importante es saber que a todos nos une la igualdad.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Anam Cara

Detrás de tu cara, debajo de tus palabras, por encima de
tus pensamientos, debajo de tu mente, acecha el silencio de otro mundo. Un mundo vive en tu interior. Nadie más puede darte noticias de este mundo interior. Cada
cual es un artis­ta. Al abrir la boca sacamos sonidos de la montaña que hay
debajo del alma. Esos sonidos son palabras. El mundo está lleno de palabras. Son
muchos los que hablan al mismo tiempo, en voz alta o baja, en salones, en las
calles, en la te­levisión, en la radio, en el papel, en los libros. El ruido
de las palabras conserva para nosotros lo que llamamos «mun­do».
Intercambiamos nuestros sonidos y formamos pau­tas, vaticinios, bendiciones
y blasfemias. Nuestra tribu lin­güística cohesiona el mundo diariamente.
Pero el hecho de pronunciar palabras revela que cada cual crea
incesante­mente. Cada persona extrae sonidos del silencio y seduce lo
invisible para que se haga visible.

Los humanos somos aquí unos
recién llegados. Las ga­laxias del cielo se alejan bailando hacia el
infinito. Bajo nuestros pies hay tierra antigua. Fuimos bellamente for­mados
con esta arcilla. Sin embargo, el guijarro más pe­queño es millones de años
más viejo que nosotros. En tus pensamientos busca un eco el universo silencioso.
Un mundo ignoto anhela reflejarse. Las palabras son espejos indirectos que
contienen tus pensamientos. Con­templas estas palabras-espejo y vislumbras
significados, raíces y refugio. Detrás de su superficie brillante hay
oscu­ridad y silencio. Las palabras son como el dios Jano, miran a la vez
hacia dentro y hacia fuera.


John O´Donohue

martes, 11 de noviembre de 2008

Cantar

Después del silencio llega la hora de cantar. Una noche de sueños se rompe con el canto del sol al renacer de cada mirar. Se calla en silencio y se habla cantando. Se camina bailando con el canto del viento. No hay como el canto para expresar cada sentimiento. El silencio sin canto es mejor ignorarlo. La mirada nos vibra con las ondas del verso. El mar no se aquieta con el canto del cielo. Y lo bueno es más bello si se canta de lleno. La duda es más dura cuando la acompaña el silencio. Más feliz es quien puede escuchar el sonido del tiempo. Con cada segundo una sílaba escalada, dando la respuesta a cada momento. Así la vida transcurre mejor. Un cambio de ritmo en momentos alternos, hará que se escape el aburrimiento. Un arruyo bajito y un puñado de besos, lo mejor para justo antes del sueño. Para el final de cada jornada sería bueno entonar una buena tonada. Y cuando los novios caminen hacia el sí, qué mejor si la marcha la entonan cien voces o mil. Para la sorpresa de cada verano el ritual podría ser un cantar junto al lago. Cuando se canta todo anda bien, es cuando mejor se percibe el sabor de la miel. Y si crees que no tengo razón, pues por favor, convénceme con una canción.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Levántate y anda

Todo tiene su denominación de origen, a pesar de que ésta suele ser casual. Pero hay orígenes que no son casuales, hay causas muy bien determinadas que es necesario extirpar. También hay ríos de caprichoso caudal, nunca se sabe adonde llegarán. Lluvia fría caerá sobre quienes quieran quitarle la sal al mar. Y nadie en el cielo podrá evitar que los buenos corazones encuentren su camino sin pasiones. Solo hace falta denominar el origen. Solo se necesita un acto de exorcismo para eliminar el fantasma del supuesto crimen. No hay almas pecadoras, no hay personas culpables de lo que añoras. Yo sé que bien lo sabes. Lo que pasa es que a veces te distraen ciertos pasajes. Pasajes profundos en la historia, que no quieren desprenderse de tu memoria. Venga, adelante, mira al frente y grita presente. Y si vuelves la vista, sin avisar, verás cuanto amor hubo detrás. Conserva tu brillo de niño, y deja que tu ilusión descubra todo el cariño. Verás la luz en tu recodo, encuentra la paz contigo y con todos. Alimenta tu interior, verás nítidamente los jardines de tu amor. Echate al sol y deja que sus rayos sequen tu mar, deja que surja la sal, recupera tu verdadero sabor.

martes, 4 de noviembre de 2008

Cerca del borde

La tierra es insultada y ofrece sus flores como respuesta
Rabindranath
Tagore


Pero puede que un día no llegue la primavera. Pues puede ser que cansados de insultar nos dé por masacrar a quien nos ha dado la vida. Ya no hablo de talas, ni de aguas contaminadas, ni de cambios climáticos, esos son simples insultos que por ahora sólo dan al traste con varios intentos de vida. La amenaza de hoy es diferente. La humanidad se acerca a un estado de locura, patalea porque ha llevado demasiado el cántaro a la fuente. Y a alguien hay que echarle la culpa, ya que no hay solución inmediata. Poco a poco se publican medidas que sólo son desesperadas, no resuelven nada. Queda la química, que podría acabar con las semillas, las flores, los frutos y los ojos que vuelvan a ver hermosas primaveras.

sábado, 20 de septiembre de 2008

Mas reflexiones

A veces no se bien porqué escribo. Quizás sea para dejar dicho por escrito lo que no quiero que se lleve el viento. Intento alejarme de las cosas mundanas. Cuento a veces, simbólicamente, cosas que tienen que ver con mi vida, y otras que ya no tanto. Pero siempre intento que la sensibilidad aflore y tienda una mano a quien me lee. Es una gran parte de todo lo que tengo para dar. A veces quisiera tener mas, a veces me paso en mis intenciones de dar y me doy cuenta de que no puedo cuando ya lo tengo prometido. Este medio escrito, como otros, puede traer confusiones, faltan otros lenguajes. Pero al menos aquí queda parte de mi tiempo. No es posible pasar una mano por el hombro, ni acariciar con la mirada, ni regalar una sonrisa. Y la verdad es que me gustaría. Como me gustaría saber qué necesita leer quien me lee asiduamente para decirle simplemente que no puedo complacerlo o por el contrario complacerlo con mucho gusto. También me gustaría saber si alguien viene aquí buscando una respuesta, y si la encuentra, o al contrario se queda con la duda. Es una pena que este medio sea tan unidireccional. Al menos espero no desatar tristezas ni lágrimas, mas bien estoy seguro.

lunes, 8 de septiembre de 2008

Río de sangre

Si tú me dijeras que abriese mis venas,
un río de sangre me
salpicaría.

Pasión Vega


Es el líquido que se ha ido acumulando con tanta mirada perdida. Son todas las lágrimas tragadas para no enseñar tanta pena ahogada. Son todas las lluvias que han caído desde el último día en que nos vimos. Es el mar salado de cada verano que no estoy a tu lado. Son las copas de vino, por todas las tardes en que no has venido. Es toda el agua que sacia la sed de tu presencia extinguida. Pero aunque me lo digas, no abriría mis venas, al menos no así tan fácil. Tendrías que saldar una a una tus deudas. Y entonces, quizás entonces, el río iría afuera, desembocaría en tu alma en pena.

domingo, 7 de septiembre de 2008

Caminos de sirenas

¿A donde ir cuando uno se siente solo? Es una pregunta de alguien que está cansado de llegar y de preguntarse: ¿Y yo qué hago aquí? Claro, una persona normal lo primero que piensa es que uno es un inadaptado. Pero no, uno es uno y lo que ocurre es que cuando se es como se es es difícil concordar con cualquier tipo de gente. Acabo de leer una frase que me da pie a escribir esto ahora: "A quien le viene bien cualquier colectivo, significa que no va a ninguna parte". Y yo creo que muchos más de los que nos podemos imaginar están en esa búsqueda, lo que en silencio. Y nosotros, más que ir, lo que queremos es acabar de llegar. Basta ya de seguir caminos donde al final hay una sirena, que cuando sale del mar te muestra unas piernas adornadas con bisutería. Y no es que para mi las baratijas valgan menos que las piedras preciosas, es que la sirena en su canto anunciaba algo diferente. El tonto es uno que se deja engañar, que conoce bien las reglas y persiste en su torpeza de no saberlas llevar a la práctica. Y es que la regla fundamental consiste precisamente en ello: Utiliza baratijas, guarda tus piedras para mejor ocasión.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

El árbol que te atesora

Para saber cuanto ha crecido cuento cada día la cantidad de manzanas. Para saber cuanto ha aprendido cuento cuantos niños comieron de sus manzanas. Para saber cuanto ha sufrido cuento cada manzana que se le ha caído. Es que este árbol es a veces el único cobijo, y también el testigo de días de sol, llenos de fuerza y de buen camino. El, fiel a su sitio, siempre me espera a pesar de la lluvia y del granizo. Y si me demoro, una manzana tira al vacío. Por eso viajo en verano, para que el agua no permita que se arruguen sus brazos. A veces no hay más remedio que viajar en invierno, en ese caso dejo encendida la hoguera, para que la nieve crea que hay alguien bajo la chimenea, que no se aferre junto a mi árbol, que los niños necesitan de este manzano. El les da de lo suyo y ellos le cuentan cuentos de hadas, así cada rama aprende cómo se ama. Las hojas a veces se asustan por la madrugada, no están acostumbradas a ruidos de sirenas ni de alarmas. Y es que él siente mucho más que mucha gente. Muchos lo ignoran, porque no saben de la belleza que él atesora. No es un tesoro amarillo, pero es algo que puede contra el olvido. Mi árbol es perenne, sus raíces crecen hasta tu frente.

lunes, 1 de septiembre de 2008

Luzversándote

Si hago silencio es porque necesito apagar aquella luz que ilumina lo que no quisiera que veas. Si enciendo aquella luz que enseña la parte de mi que habla de ti quizas podrías llevarte una sorpresa. A veces llevo pequeñas luces que pudieran enceguecerte, aunque no quisiera. Ciertas bombillas se han apagado para siempre, ya no sirven para que comprenderte. Otros candiles se han ahogado en medio de la esperma, lo he hecho a propósito, para no enmudecer con tanta quiebra. Humedezco mis labios para que veas lo que dices. Y se me secan cuando me cansa tu torpeza. Me fundes mis luciérnagas cuando me regalas tu ausencia. Y si en profundo palpitar, tus chispas han de saltar, ya sabes que lo agradezco, da gusto verte iluminar. Para tí luces de neon, a cada letra un color. Ejercitando el amor de artificiero fulgor, entre tracas de placer junto a mi te quiero ver. Ya ves que no lo pensabas, que te diga sin palabras cuanto sueño contigo, en la hoguera del sacrificio. Dicen que de lo muerto salen luces en el silencio. Y yo espero estar bien vivo para cuando saltes del nido, se rompan tus embrujos con toda suerte de lujos, me convertiré en diamantes y me llevarás como traje. Ese será tu castigo... por todo y por hechizarme.

domingo, 24 de agosto de 2008

Sólo el amor

Debes amar la arcilla que va en tus manos.
Debes amar su arena hasta la
locura.
Y si no, no la emprendas que será en vano:
sólo el amor alumbra lo
que perdura,
sólo el amor convierte en milagro el barro.

Debes
amar el tiempo de los intentos.
Debes amar la hora que nunca brilla.
Y si
no, no pretendas tocar lo cierto:
sólo el amor engendra la maravilla,
sólo
el amor consigue encender lo muerto.

Silvio Rodríguez

viernes, 22 de agosto de 2008

Trechos (Gaiar, Opus V)

Por mucho que te deslumbren determinados paisajes o te asusten ciertos trechos donde hay que esforzarse especialmente para seguir en pie, no te aferres a nada.
Paulo Coelho


lunes, 14 de julio de 2008

Vendrá la paz

Si tú crees que una sonrisa es más fuerte que un arma,

Si tú
crees que lo que une a los hombres es más fuerte que lo que los
separa,

Si tú crees en el poder de una mano
extendida,

Si tú crees que ser diferente es una riqueza y no un
peligro... entonces vendrá la paz.

Si tú sabes mirar al otro con un
poquito de amor,

Si tú sabes preferir la esperanza a la
sospecha,

Si tú estás persuadido que te corresponde tomar la
iniciativa antes que al otro,

Si todavía la mirada de un niño llega
a desarmar tu corazón... entonces vendrá la paz.

Si tú puedes
alegrarte del gozo de tu vecino,

Si la injusticia que golpea a los
otros te indigna tanto como la que tú sufres,

Si para ti el
extranjero es un hermano,

Si tú sabes dar gratuitamente un poco de
tu tiempo por amor... entonces vendrá la paz.

Si tú sabes aceptar
que el otro te preste su ayuda,

Si tú compartes tu pan y sabes dar
con él un pedazo de tu corazón,

Si tú crees que el perdón consigue
más que la venganza,

Si tú sabes cantar la felicidad de otro y
bailar su alegría... entonces vendrá la paz.

Si tú puedes escuchar
al desdichado que te hace perder tu tiempo y entretenerlo con una
sonrisa,

Si tú sabes aceptar la crítica y hacer que te sea
provechosa sin rechazarla ni defenderte,

Si tú sabes acoger y
aceptar un punto de vista diferente al tuyo,

Si tú rehúsas darte
golpes por tus culpas en el pecho de otros... entonces vendrá la
paz.

Si para ti, el otro es ante todo un hermano,

Si
para ti la cólera es una debilidad, no una manifestación de
fuerza,

Si tú prefieres ser herido antes de hacer daño a
alguien,

Si tú no te sientes tan importante que "después de ti el
diluvio"... entonces vendrá la paz.

Si tú alcanzas y te colocas al
lado del pobre y del oprimido sin creerte un héroe,

Si tú crees que
el amor es la única fuerza de disuasión,

Si tú crees que la paz es
posible...

Entonces vendrá la paz.


Niños Cantores

domingo, 6 de julio de 2008

Corazones oscuros

Can you see in the darkness of heart?
I want to keep it in the
dark


D. N. Angel


Hay quien puede ver más allá de lo que dicen las palabras. Y hay quienes pueden sanar lo que ven. Hay quien esconde tras palabras aquellas heridas que es mejor ni ver. Hay heridas en lo oscuro que son muy difíciles de comprender. Hoy ella le decía: Eres el hombre más bueno del mundo. Y yo que sabía porqué su corazón en tinieblas latía, solo deseaba que él pudiera ver a través de la oscuridad de su día. Pues a pesar del sol, hay corazones que entre nubes laten, que esperan su arcoiris de alegría.

lunes, 30 de junio de 2008

Simples cosas

Uno vuelve siempre
a los viejos sitios
donde amó la vida.


César Isella


Cuando parece que ya nada tiene sentido llegan a la mente lugares y sonidos que hacen recordar. Recuerdos que indican que en algún momento hubo en la mano algo de felicidad. Y que también significan que siempre es posible, siempre es posible salir de donde se está y llegar a donde se quiera llegar. Hay quien nunca deja de amar la vida, pero hay quien se olvida de ella, por el motivo que sea; y lo arrastra cierto río de hojas negras, preso de la impotencia. Por suerte aparecen lugares y sonidos, simples cosas, que ayudan a respirar.

miércoles, 25 de junio de 2008

Muerte al diablo

El diablo quiso decir que necesitaba de las risas de otros para respirar. Esas y otras cosas solo hacen que en vez de perdón merezca el olvido, el diablo, quiero decir. Porque hay quien hace reir sin pretenderlo y hay quien hace llorar porque no soporta ver simplemente respirar, ese es el diablo. Mientras el mundo anda respirando tranquilo se va notando que el diablo se va desesperando. Y va a necesitar un poco de ayuda cuando quizás ya sea demasiado tarde. Se va olvidando del mundo mientras el mundo ignora su olvido. Todo un conjunto de hábitos que van haciendo del camino del diablo el de la destrucción. Cada vez menos espacio para el negro. Cada vez menos motivos para el llanto. Cada vez más luces auténticas. Cada vez menos recuerdos ingratos. A pesar de que a veces la letra gris persiste, van llegando cada día notas de aire fresco. El diablo se va olvidando y se van acercando nuevas caras de buenos intentos. Las marcas del ahogo se borran con el cariño de esos nuevos. El diablo abandona y la felicidad abre pasos de futuro nuevo. Las ganas crecen, desaparece el cansancio. El diablo muere, van viviendo los buenos sentimientos.

jueves, 19 de junio de 2008

Amor eterno

Te amé de tantas maneras y de tantas formas,
De vida en vida, de época
en época,
Siempre...

Mi corazón hechizado,
Hizo una y otra
vez un collar de canciones
Que tomaste como un regalo
Y usaste alrededor
de tu cuello,
A tu modo y de tantas formas,
De vida en vida, de época en
época,
Siempre...

Donde quiera que escucho
Las viejas
historias de amor,
Su antiguo dolor y ese viejo cuento
De estar juntos o
separados,
Me detengo y una y otra vez
Miro al pasado y al final de
todo,
Emerges TÚ,
Revestida con la luz de una estrella
polar,
Traspasando la oscuridad del tiempo,
Y te conviertes en una
imagen
Que recordaré por siempre.

Tú y yo flotamos aquí,
En
la corriente de un corazón lleno de amor
De uno por el otro.
Jugamos al
amor
Al lado de millones de amantes,
Hemos compartido la tímida
dulzura
Del primer encuentro,
Las mismas lágrimas de angustia
En cada
despedida.
El viejo amor,
El que se renueva una y otra
vez,
Siempre...

Hoy, este amor está a tus pies,
encontró su
morada en tí.
Ese amor,
El amor cotidiano de todos los hombres,
El amor
del pasado, el amor de siempre,
El regocijo universal, la pena
universal,
La Vida misma,
La memoria de todos los hombres,
Las
canciones de todos los poetas
Del pasado y de siempre,
Se funden en este
Amor,
Que es el Nuestro.


Rabindranath Tagore

viernes, 6 de junio de 2008

Reglas de juego

I

El hombre que me ame
deberá saber descorrer las cortinas
de la piel,
encontrar la profundidad de mis ojos
y conocer lo que anida en
mí,
la golondrina transparente de la ternura.


II

El
hombre que me ame
no querrá poseerme como una mercancía,
ni exhibirme como
un trofeo de caza,
sabrá estar a mi lado
con el mismo amor
conque yo
estaré al lado suyo.


III

El amor del hombre que me
ame
será fuerte como los árboles de ceibo,
protector y seguro como
ellos,
limpio como una mañana de diciembre.

IV

El
hombre que me ame
no dudará de mi sonrisa
ni temerá la abundancia de mi
pelo,
respetará la tristeza, el silencio
y con caricias tocará mi vientre
como guitarra
para que brote música y alegría
desde el fondo de mi
cuerpo.


V

El hombre que me ame
podrá encontrar en

la hamaca donde descansar
el pesado fardo de sus preocupaciones,
la
amiga con quien compartir sus íntimos secretos,
el lago donde flotar
sin
miedo de que el ancla del compromiso
le impida volar cuando se le ocurra ser
pájaro.


VI

El hombre que me ame
hará poesía con su
vida,
construyendo cada día
con la mirada puesta en el
futuro.


VII

Por sobre todas las cosas,
el hombre
que me ame
deberá amar al pueblo
no como una abstracta palabra
sacada
de la manga,
sino como algo real, concreto,
ante quien rendir homenaje con
acciones
y dar la vida si es necesario.


VIII

El
hombre que me ame
reconocerá mi rostro en la trinchera
rodilla en tierra
me amará
mientras los dos disparamos juntos
contra el
enemigo.


IX

El amor de mi hombre
no conocerá el
miedo a la entrega,
ni temerá descubrirse ante la magia del
enamoramiento
en una plaza llena de multitudes.
Podrá gritar -te
quiero-
o hacer rótulos en lo alto de los edificios
proclamando su derecho
a sentir
el más hermoso y humano de los
sentimientos.

X

El amor de mi hombre
no le huirá a
las cocinas,
ni a los pañales del hijo,
será como un viento
fresco
llevándose entre nubes de sueño y de pasado,
las debilidades que,
por siglos, nos mantuvieron separados
como seres de distinta
estatura.


XI

El amor de mi hombre
no querrá
rotularme y etiquetarme,
me dará aire, espacio,
alimento para crecer y ser
mejor,
como una Revolución
que hace de cada día
el comienzo de una
nueva victoria.


Gioconda Belli

domingo, 1 de junio de 2008

Amigo

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido
feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el
desaliento. No permitas que
nadie te quite el derecho a expresarte, que
es casi un
deber. No abandones las ansias de hacer de tu vida
algo
extraordinario.

No dejes de creer que las palabras y las poesías

pueden cambiar el mundo. Pase lo que pase, nuestra
esencia está
intacta. Somos seres llenos de pasión. La
vida es desierto y oasis. Nos
derriba, nos lastima,
nos enseña, nos convierte en protagonistas de
nuestra
propia historia.

Aunque el viento sople en contra, la
poderosa obra
continúa: Tú puedes aportar una estrofa. No
dejes
nunca de soñar, porque en sueños, el hombre es libre.

No
caigas en el peor de los errores: el silencio. La
mayoría vive en un
silencio espantoso. No te
resignes. Huye. "Emito mis
alaridos por los techos
de este mundo", dice el poeta.

Valora
la belleza de las cosas simples. Se puede
hacer bella poesía sobre
pequeñas cosas, pero no
podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso
transforma la vida en un infierno.

Disfruta del pánico que
te provoca tener la vida por
delante. Vívela intensamente, sin mediocridad.
Piensa
que en ti está el futuro y encara la tarea con orgullo
y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte. Las
experiencias de quienes nos
precedieron de nuestros
"poetas muertos", te ayudan a caminar por la
vida. La
sociedad de hoy somos nosotros Los "poetas vivos".
No
permitas que la vida te pase sin que la vivas.


Walt Whitman

viernes, 30 de mayo de 2008

Dijo:

Dijo "Me voy a navegar"
Y aplastó el trasero en una silla,
Y hundió
la nariz en un monitor.

Dijo "Voy a broncearme"
Y se recostó en
un féretro,
Encendido por dentro con tubos violáceos.

Dijo "Me
encanta el aire puro"
Y encargó otra botella de oxígeno.

Dijo
"¿Damos un paseo?"
Y aferró feliz el control remoto.

Dijo "Me
voy a dormir"
Y buscó la caja de Alplax.

Dijo "Me encanta esa
naricita",
Y observaba el catálogo del cirujano plástico.

Dijo
"No soy esclavo, soy libre"
Y miraba el ejército de muñequitos de
colores
Que adornaban su diminuto escritorio de trabajo.

Dijo
"Adoro el viento en la cara"
Y se acercó al acondicionador de
aire.

Dijo "Hola, me alegro de verte!"
Y miraba una entrecortada
imagen
De tres por tres en una pantallita.

Dijo "Nada como el
agua fresca y pura!"
Y corrió a abrirle al repartidor de
bidones.

Dijo "Feliz Navidad"
Y mandó 50 tarjetas
idénticas,
Apretando apenas una tecla.

Dijo "Soy un hombre
nuevo"
Y renovó la tarjeta de crédito.

Dijo "Te quiero”
Y
acariciaba el lateral cromado de un auto.

Dijo “Al fin solos”
Y
controló que el celular estuviera encendido
Y con sus baterías a
pleno.

Dijo “Al fin en libertad!”
Y estaba en sus 45 minutos
para el almuerzo.

Dijo “Ahora empezaré a pensar en mí”
Y el
espejo le devolvió la abatida imagen de un anciano.

Dijo “Mañana
sí, mañana empezaré, mañana terminaré, mañana iré, mañana llamaré, mañana me
disculparé, mañana saldaré esa deuda onerosa, mañana renunciaré, mañana
despegaré, mañana aterrizaré, mañana se lo diré finalmente, mañana se lo
regalaré; si tanto lo quiere, mañana firmaré y que sea lo que Dios quiera.
Mañana me abrazaré definitivamente a esa quimera, mañana terminaré de ser aquel
que nunca fui y empezaré a ser El que siempre soñé; mañana sí, mañana,
mañana...
Y no se despertó nunca más.


Solmilov

viernes, 23 de mayo de 2008

Irradiándote

Para que te acerques a mí irradio ternura. Para que no me oprimas irradio aires de hermosuras. Para que no me olvides te envío rayos de cariño. Y si preguntas porqué solo te enseñaré una parte de mis dudas. Para que descanses el colchón de pétalos, que nada te amenace. También ajustaré la temperatura conjugando al sol con la luna. Y si es preciso llamaré a los duendes para que parezca que siempre es sábado, o se lo inventen. Mediré mi tiempo para que no entorpezca el paso de tus vientos. Si a pesar de todo no te sientes libre, entraré en mi cueva y borraré las huellas. Pero por si acaso, si recapacitas, haré de la casualidad una buena amiga; un encuentro ahora, y otro después, para que no muera el tal vez. Y así me divierto, jugando contigo, en el verano y en el invierno. Quizás me equivoque y finalmente puede que hasta te enojes. No te preocupes, yo lo comprendo, es que mi locura a veces me lleva hasta el enredo. Pero por favor, no me expulses de tu memoria, puede que algún día te haga sentir mi historia. Es que yo sé que en este mundo no se sabe qué es mejor. Muchos que me oyen lo comprenderían. Solo hay que saber un poco de la vida. Mientras tanto, te sigo irradiando...

viernes, 16 de mayo de 2008

Hijo de Gaia

Actualmente marco pasos en el desierto. Bajo el sol repaso pocas memorias, de antiguos griegos que ya quisiéramos su regreso. Titanes que sembraron historias de puro conocimiento. En el desierto un hijo que pudo ser de aquellos.
Como todos desciende del Dios primigenio. Y también proviene de la madre que tantos hijos da, y no los quiere ver ciegos. Desierto de arenas, símbolo de soledad, pero también de esta Tierra. Dunas siniestras que podrían enterrar al hijo que deja huellas.
Sudor y fuerzas para que no enflaquezcan las piernas. No es el mejor, no es el más grande; mas, es todo lo contrario de cobarde. Y sin embargo duda, a veces duda de su carácter.
Y sin embargo canta, canta al desierto, sin mucho alarde. Canta sus sueños y sus andanzas, y a veces hasta la arena lo acompaña en la danza. Mirada mágica que a algunos inquieta, pero a otros hechiza y calma.
Y si lo quiere lo quieren, y si no... pues nada. Ay! Amiguito si tu supieras, si tu supieras cuánto me faltas. Y sin embargo te quiero, tu condena no me da rabia.

miércoles, 30 de abril de 2008

La primera mentira


Cuando estuve en un
bosque encantado
noté con asombro
que una piedra me cantaba
que una
piedra me cantaba con modulaciones
y
con timbres de tenor, de tenor.

Debajo de la piedra había un sapo
invernando
y supe que era el
sapo el que cantaba
que era el sapo el que
cantaba
y seguí buscando
maravillas que saber, que saber.

Quería una
princesa convertida en
un dragón
quería el hacha de un brujo para echarla en
mi zurrón
quería un vellocino de oro para un reino
quería que Virgilio
me
llevara al infierno
quería ir hasta el cielo en un frijol sembrado
y
ya.

De lejos vi una fuente que brillaba y corrí hacia ella
pues
tenía aguas de oro
pues tenía aguas de oro
era inconfundible aquel
color
como miel, como miel.

El sol se reflejaba en la fuente
abandonada
y
supe que era el sol el que brillaba
que era el sol el
que brillaba
desilusionado por dos veces me alejé, me alejé.

Después de mil fracasos como estos
me
sentí muy tonto, nos habían
engañado
nos habían engañado
y me fui a
buscar al primer hombre que
mintió, que mintió.

Caminé los caminos,
recorrí los recorridos
pero
cuando hallé al culpable, ah!
pero
cuando hallé al culpable
hecho un mar
de lágrimas al verme me pidió, me
pidió:

Yo quiero una princesa
convertida en un dragón...
quiero el hacha de un brujo para echarla en mi
zurrón
Yo quiero
vellocino de oro para un reino
Yo quiero que Virgilio
me lleve al
infierno
Yo quiero ir hasta el cielo en un frijol sembrado
y
ya.

Silvio Rodríguez

jueves, 17 de abril de 2008

Premio Calidez

Hace unas semanas el buen amigo Vicente le dio a este Blog el Premio Calidez. Además del premio expresó sus buenos deseos hacia mí, lo cual, en estos tiempos en que nadie o casi nadie expresa en público cosas relativas a sentimientos y emociones es de mucho agradecer. Ya quisieran muchos conocer a Vicente y contarlo dentro de sus amigos, de lo cual me siento orgulloso.
A mi me toca darle el premio a otros cinco Blogs, ellos son:

lunes, 31 de marzo de 2008

El Giroflé Oscuro (Gaiar, Opus III)

El giroflé es otro nombre para el clavero.
La voz viene de girofle,
presente en francés desde el siglo XII,
derivada del latín caryophyllon,
tomada del griego karuophullon que se descompone en
phullon (hoja)
y karuon (nuez, avellana, almendra),
o sea que significa arbusto hojoso que produce pequeños frutos secos.



martes, 18 de marzo de 2008

Atractores

Vida gobernada por atractores... Atractor que lleva a la noche hacia el camino de la mañana. Atractor que lleva al guerrero al camino de la victoria. Atractor que lleva al perdido al camino de su objetivo. Atractor que lleva a la plebeya a casarse con el futuro rey. Atractor que le da al anónimo un nombre. Atractor que endereza aquello que desvariaba. Atractor que acerca aquello que fue perdido. Atractor que reúne en la plaza a todo el pueblo. Atractor que inventa sueños para el que tanto se cansa. Atractor que devuelve polvo al avaro de sonrisas. Atractor que mantiene el recuerdo de los que se fueron. Atractor de lágrimas por promesas incumplidas. Atractor que levanta a tanta bestia herida. Atractor que hace sentir el resultado de cada paso. Atractor que elimina lo que sobra de la copa. Atractor que barre la basura de tu calle. Atractor que dirige tu mirada hacia la mía. Atractor que te quita de la esquina de mi guarida. Atractor que te trae al tormento de mi talle. Atractor infinito como el alma del destino. Atractor espacioso que quebranta todo el ocio. Atractor que me esconde las estrellas ciertas noches. Atractor que da miedo a los gatos de mi ruedo.

jueves, 6 de marzo de 2008

Capitán pirata

Que es mi barco mi tesoro
Que es mi Dios mi libertad
Mi ley, la
fuerza y el viento
Mi única patria la mar
Allá muevan feroz guerras
Ciegos reyes por un Palmo más de tierra
Que yo tengo aquí por mío
cuanto abarca el mar bravío
A quien Nadie impuso leyes
Y no hay
Playa sea cualquiera
Ni bandera de esplendor
Que no sienta mi derecho
Y dé pecho a mi Valor
Que es mi barco mi Tesoro
Que es mi Dios mi
Libertad
Mi ley, la fuerza del Viento
Mi única patria la Mar

Espronceda

martes, 26 de febrero de 2008

Tarot

Chasqueaban. Y al mismo compás sus ojos se iluminaban. Rostro de apariencia serena. Su vida y las otras se presentaban ante ella impasible. Todo al compás de los chasquidos. Luego el abanico de cartas le mostraba un retazo de la verdad.
Unos dicen que no es posible. Y ella no sabe qué contestar. Ella solo regala. Y casi siempre felicidad. Sin embargo, no hay carta que le indique donde está el lugar. El lugar de su propio sitio, el lugar de su propia paz.
Al compás de los chasquidos ella espanta la soledad. La soledad de las otras caras. Caras de otro decursar. Es que me gustaría saberlo. Saber donde es que se puede hallar. Hallar el sitio de esos ojos.
Ojos llenos de humildad. Ojos que no me mostraron todo lo que hay detrás. Ojos que como hojas también tienen su envés. La despedía sonó a son de última vez. Y yo no pude ocultar a quien me lo había dicho en otro tiempo, aquel otro querer.
Chasquidos que iluminan ojos llenos de intensa miel...

lunes, 18 de febrero de 2008

Lodo (Gaiar, Opus I)

Me sacó del hoyo de la destrucción,
del lodo cenagoso;
asentó mis pies sobre una roca y afirmó mis pasos.


Sal 40:2



lunes, 11 de febrero de 2008

Momentos eternos?

Hay días, momentos, que saben a eternidad
Güemes


Si, pero a veces hay que apretar el acelerador no vaya a ser que te quedes dormido en los laureles. Van pasando los años y vas cumpliendo años, y hay quienes vemos la vida pasar sin que llegue la supuesta felicidad. Yo he tenido momentos muy felices, y otros ya no tanto. Pero lo cierto es que desde que no tengo a mi ser mas querido las cosas no han ido muy bien que digamos. Se cayó la pata y la mesa ha quedado coja de mala manera. Hay varios otros seres que pueblan mi vida, muy queridos, muy amigos, pero ellos no llenan todo el espacio que se necesita. A veces creo que soy un bicho tan raro que es muy difícil que ese espacio se llegue a llenar, por lo que como no lo llene yo mismo... Y en eso ando desde hace unos días, y al menos anímicamente la cosa va dando resultados, cada vez son menos los momentos que saben a eternidad.

miércoles, 6 de febrero de 2008

Mi Dios ha muerto

Ayer desvelé el último misterio de los que me quedaban. Era la última esperanza. Viene del cuento que quise creer cuando veía que todo se venía abajo. Era la historia que daría continuidad a la felicidad cuando toda esperanza estaba perdida. Ayer acaté el fin del misterio con una simple sonrisa. Ya no hay dudas, al menos por ahora, debo aceptar el orden que me ha tocado vivir y si lo quiero cambiar no hay otro remedio que sacar fuerzas en vez de esperar por las mariposas. Hoy pensaba en los que creen en esos cuentos y me preguntaba si serían más afortunados, pues al menos no tienen el sentimiento de tanta desolación, y parece que si, deben ser afortunados. Lo malo es que la fortuna no se en que se convertirá a medida en que pasa el tiempo y ven que sus mariposas no cambian el color de sus alas. A mi me queda la vivencia de mis sueños, que vienen y se van no se sabe movidos por cual fuerza, pero que nunca me traen menos que felicidad. Mientras observo el tiempo pasar y no dejo de sentir compasión por algunos que pasan a la misma velocidad, como si estuvieran detenidos, desaprovechando el instante de ser protagonistas de su propio cambio, en vez de rezar.

lunes, 4 de febrero de 2008

Duros y buenos momentos

Cuando oigo a alguien decir que la vida es dura
siempre estoy tentado en
preguntar
¿comparado con qué?


Sydney Harris


Y es que a veces pasamos por cosas que hacen parecer que nos piden más de lo que permiten nuestras fuerzas. A pesar de esto siempre he pensado que la vida es una oportunidad por dura que parezca. A veces se olvida que estamos aquí por solo un momento y dejamos que el desaliento se apodere de nuestro tiempo, dejando que se pierdan las oportunidades de los minutos preciosos que nos ofrece la vida.

miércoles, 23 de enero de 2008

Revivir

Donde vayas, ahí te esperaré. Donde estés ahí yo estaré.

Donde caigas, estaré para socorrerte. Donde sueñes, estaré para alentarte.

Donde huyas, estaré para buscarte. Donde duermas, estaré para despertarte.

Donde calles, seré guardián de tu silencio. Donde camines, estaré para acompañarte.

Donde vueles, remendaré tus alas. Donde empieces, te mostraré como llegar al final.

Donde pierdas, te enseñaré como ganar. Donde te esfuerces, te alentaré para luchar.

Donde ames, te complaceré. Donde hables, escribiré tus palabras.

Donde sangres, te curaré. Donde pidas te daré.

Donde rías, festejaré contigo. Donde mueras, honraré tu memoria.

Donde puedas, ahí me verás surgir. Donde me llames, me verás revivir.

Jesús Alejandro Godoy

lunes, 14 de enero de 2008

Unicornio

Mi unicornio azul ayer se me perdió
pastando lo dejé y desapareció
cualquier información bien la voy a pagar
las flores que dejó, no me han querido hablar.

Mi unicornio azul ayer se me perdió
no sé si se me fue, no sé si se extravió
y yo no tengo más que un unicornio azul
si alguien sabe de él, le ruego información
cien mil o un millón yo pagaré
mi unicornio azul, se me ha perdido ayer
se fue...

Mi unicornio y yo hicimos amistad
un poco con amor, un poco con verdad
con su cuerno de añil pescaba una canción
saberla compartir era su vocación.

Mi unicornio azul ayer se me perdió
y puede parecer acaso una obsesión
pero no tengo más que un unicornio azul
y aunque tuviera dos yo solo quiero aquel
cualquier información la pagaré
mi unicornio azul se me ha perdido ayer
se fue...

Silvio Rodríguez

jueves, 10 de enero de 2008

Dimensión infantil

Un pintor pintó un cuadro en la punta de una aguja. La aguja cayó al suelo y se extendió una línea de diferentes colores. Al levantar la alfombra para buscar la aguja, la línea rodó y dibujó en la misma un arcoiris muy bello.
Al llevar la alfombra hasta la ventana para que le diera el sol, la habitación se tiñó de otros muchísimos colores. Y desde la ventana, el viento arrastra colores desde la mañana hasta la noche, desde la tierra hasta el cielo, desde la luna hasta el horizonte, desde la primavera hasta el invierno.
Y se pintaron corazones de todas las dimensiones. Cada latido lleva un sonido de diferente colorido. Y cuando al pintar se oyen a muchos colores sonar, sí que da gusto soñar. La punta del pincel alargado se puede dirigir a cualquier lado.
Líneas extendiendo y corazones latiendo. Mundos de colores en caramelos de sabores. Alegría de fiesta antes de que anochezca. Carnaval abrumador para todos bajo el sol. Niños de la mano pintando millones de cuadros.

jueves, 3 de enero de 2008

Para vivir mejor

Ten calma, desacelera el ritmo de tu corazón silenciando tu mente. Afirma tu paso con la visión del futuro.

Encuentra la calma de las montañas.

Rompe la tensión de tus nervios y músculos con la dulce música de los arroyos que viven en tu memoria.

Vive intensamente la paz del sueño.

Aprende a tomar vacaciones de un minuto, al detenerte a mirar una flor, al conversar con un amigo, al contemplar un amanecer o al leer algunas líneas de un buen libro.

Recuerda cada día la fabula de la liebre y la tortuga, para que sepas que vivir más intenso no quiere decir vivir más rápido y que la vida es más que aumentar la velocidad.

Voltea hacia las ramas del roble que florece y comprende que creció grande y fuerte porque creció despacio y bien.

Ten calma, desacelera el paso y echa tus raíces en la buena tierra de lo que realmente vale, para así crecer hacia las estrellas.

Hellen Keller